Tacoma 2016: el rediseño que lo impulsa a otro nivel

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    José Luis Castillo
    La Tacoma 2016 de Toyota baja a una pendiente lodosa en el circuito Río Bravo unicado en Houston (Texas) durante una prueba de manejo organizada por el fabricante japonés.

    HOUSTON - En las laderas de un circuito polvoriento y lodoso llamado Río Bravo en el noreste de Houston (Texas), diseñado para que las motocicletas salten y caigan estrepitosamente a través de rampas y mesetas, se avizora una gama de todoterrenos listo para pasar la bendita prueba de manejo.   

    En colores rojizo, gris, bronce, azul metálico, negro, plata y blanco, se enfilan unas detrás de otras las nuevas camionetas de dos cabinas Tacoma de Toyota del 2016 que están a punto de enlodarse en un recorrido que hoy está acondicionado para las cuatro ruedas.

    Para hacer un poco de historia, este vehículo fue presentado al mercado en 1979 bajo el nombre de Hilux 4WD y recién vendido en EE.UU. un año después. Fue uno de los coches más populares en su clase durante 15 años consecutivos. Recién en 1995 es que cambió a Tacoma.

    Hoy existen varios tipos de Tacoma, desde el SR, que es la camioneta pick-up básica ($24,200 aprox.). , hasta el SR5 que ofrece algunas variantes y es más costosa y es más equipada. Unos son de tracción delantera 4x2 de cuatro cilindros con 2.7 litros y 159 caballos de fuerza y una potencia de torque que según el fabricante alcanza las 180 libras a 4,000 revoluciones por minutos.

    También los hay de 4x4 como el TRD, el deportivo casi “atlético”, con transmisión manual pero de seis cilindros y un motor de 3.5 litros con inyección directa. La lista de especificaciones indica que estos modelos generan 278 caballos de fuerza, un incremento de 42 hp comparados a los modelos del 2015. La potencia o torque en estos V6 son de 265 libras a 4,600 rpm.

    El TRD off road es el todocaminos premier de Tacoma. El más lujoso, con todos los aditamentos necesarios, es el Limited ($38,720 aprox.). Estas dos últimos vienen equipados con transmisión automática de seis velocidades así como manual de seis velocidades.

    Todos vienen con frenos delanteros de disco; los traseros son de tambor, que brindan mayor efectividad al manejar cuando se anda en terrenos difíciles. Tienen adaptados el sistema antibloqueo ABS con distribución electrónica de frenado (EDB) y asistencia de frenado (BA). 

    Antes de ingresar al circuito, los mecánicos de Toyota nos muestran algunas de las aptitudes de las máquinas que estamos por manejar. Nos dicen que la tercera generación Tacoma, que sigue manteniendo mucha compatibilidad con Tundra (las camionetas de tamaño completo), presenta para los modelos 2016 una parrilla y guardafangos únicos patentados por el fabricante japonés gracias a una nueva tecnología aerodinámica que busca en todo momento agilizar la conducción y reducir el peso total para un único fin: ahorrar combustible.

    De acuerdo a las proyecciones EPA, estamos hablando en promedio de 17 millas por galón en las calles citadinas y el tráfico que ello implica y 21 millas por galón en carretera.

    También nos cuentan que la suspensión delantera es independiente de doble horquilla con resortes helicoidales, barra estabilizadora y dirección hidráulica de piñón y cremallera. .

    Otra de sus nuevas cualidades, según Toyota, es la reducción del sonido exterior en la cabina. Resalta además la caja de carga de resina y fibra de vidrio de alta resistencia con rieles y ganchos ajustables en los lados pero también la puerta trasera con un sistema de apertura amortiguado. Todas caen al cerrarlas como si se estuvieran en cámara lenta.

    Ya enfrascados en el fango de un circuito corto pero eficazmente logrado para la ocasión, nos damos cuenta que el tamaño de las Tacoma no han cambiado pero sí el estilo exterior más pronunciado con un aspecto agresivo, luces LED en la parte de carga y líneas formadas para una marcha más aerodinámica.  

    Con ventana al techo y tapicería de cuero en algunos modelos, así como el sistema de sonido JLB, las pendientes, las lomas bañadas en barro y las rampas serpentinosas de arena son cosa de niños gracias al sistema que permite ajustar con un dial giratorio las superficies a las que hay que enfrentar.

    Aunque el grado de dificultad es preferible que se aumente en la medida que mejore la condición y capacidad de las pistas, como en este caso un circuito a la medida, ver en acción a un todoterreno con mejoras en la conducción es pues un regocijo.

    El punto en contra es no ofrecer la cábina simple y tampoco LED en las luces traseras. El interior, aunque cómodo para el conductor y copiloto, sigue siendo un inconveniente para los pasajeros de la segunda fila de asientos.