Ángel comunitario ayuda a personas desamparadas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Rafael Sarango es nuestro primer nominado al programa Ángeles de Nuestra Comunidad.

    Houston – Si es verdad que la grandeza de una persona no se mide por lo que tiene, sino por lo que da, Rafael Sarango es un gran hombre es uno de los ángeles de nuestra comunidad.

    Rafael fue maestro suplente hace algunos años y allá descubrirá el camino para vivir su historia personal. “En ese momento mi corazón sin darme cuenta se volteó al servicio. Es ahí donde descubrí realmente que mi intención era ayudar a nuestra población, ayudar sobre todo a los jóvenes y es ahí donde puedo ser la mayor influencia para convertir este mundo en un mundo de posibilidades y esperanzas”, comenta Sarango.

    Ángel comunitario ayuda a personas desamparadas

    [TLMD - Houston] Ángel comunitario ayuda a personas desamparadas
    Rafael Sarango es nuestro primer nominado al programa Ángeles de Nuestra Comunidad. (Publicado martes 3 de mayo de 2016)

    Su pasión es ayudar; sembrar semillas de esperanza en jóvenes que por algún motivo viven en las calles de Houston. Él ayudó a desarrollar el centro de recursos para jóvenes adultos del Salvation Army. Este centro ayuda a personas desamparadas entre los 18 y 25 años.

    “La única diferencia entre yo y mis clientes es que yo tuve alguien que me apoyó; alguien que me dio la mano. Ellos no lo tienen”, dice Sarango.

    En ese centro les ayudan a conseguir trabajo, educación, servicios de salud y sobre todo les dan la esperanza de un mejor mañana. Todos los días llegan al centro decenas de jóvenes en busca de ayuda.

    Así llego Justin Ramírez hace algún tiempo. Su vida ha cambiado drásticamente. “Papeles para la escuela, transcriptos, el social (seguro social), clases para GED, high school diploma (diploma de preparatoria). Eso fue todo gracias a Rafael”, comenta Ramírez. Justin logró graduarse de preparatoria. Ahora tiene trabajo de guardia de seguridad y ya tiene su apartamento.

    Cada joven tiene una historia que contar; en ocasiones son sumamente dolorosas. “Las lágrimas son muchas veces de la impotencia y de la injusticia. Habiendo tanto beneficio material en este país. Como no podemos compartir un poquito con los demás”, señala Sarango.

    Rafael continuará en este programa porque aquí está su corazón, y quiere que el centro - que ayudó a crear - ofrezca más servicios. “Mi misión es tener un lugar grande. Espacios separados donde podamos ofrecerles muchos más servicios. Mi motivación y lo que sigue empujándome a salir adelante es el hecho de que ellos estén encontrando como te decía antes esa esperanza de que pueden cambiar su vida”, agrega Sarango.

    Si usted quiere nominar a una persona a la campaña Ángeles de Nuestra Comunidad, haga click aquí.