Jóvenes soñadores no toman ventaja de la Acción Diferida

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP
    Dreamers protestando.

    Ha transcurrido ya un año desde que el Presidente Barack Obama diera la orden ejecutiva de Accion Diferida (DACA por sus siglas en inglés) que otorgaría permiso de trabajo a millones de jovenes soñadores. Las vidas de muchos ya han cambiado, pero hay quienes por temores infundados no han hecho sus solicitudes. Conocimos a Aura Espinoza hace 6 años recién graduada de preparatoria. Estudió la carrera de educación bilingúe: "no podía hacer mi trabajo social que es en el distrito escolar basado en que no tenía un seguro social para hacer un 'background check' y poder entrar a ejercer al distrito". Este año escolar entrará a trabajar en su profesión. Al igual que su vida, cambió la de Michelle Avendaño Ortega, otra joven soñadora: "entonces ahora con éste permiso, puedo decir que ya puedo trabajar para la escuela o con la escuela y puedo salir más allá de Houston y estar segura de que voy a estar bien". Ella se graduó desde el 2009. En el área de Houston, se han registrado a DACA menos del 40% de los 80 mil jovenes que tienen derecho a ese beneficio. En el transcurso de un año, en la organización FIEL, han ayudado a más de dos mil jovenes soñadores a enviar sus solicitudes de Acción Diferida. La oficina de Inmigración y Ciudadania (USCIS) reporta que de un millón 700 mil jovenes que podrían recibir la Acción Diferida, menos de la mitad, 800 mil únicamente lo han hecho. César Espinoza, director ejecutivo de la organización FIEL, explica: "que la gente no tiene el dinero para la aplicación; el segundo es que hay mucho miedo, todavía hay mucha incertidumbre, mucha gente que no confía en que les va a llegar el permiso, si van a llegar por ellos o cualquier cosa". César Espinoza por diez años buscó que se aprobara el acta de ensueño (DREAM Act) y ahora ya tiene su permiso de trabajo. Les piden a los jovenes, que no tengan temor de enviar sus solicitudes. "Es el mismo riesgo que corren si ellos manejan, en cualquier momento puede pararlos un 'sheriff, un constable'' y ellos pueden preguntarles por un tipo de identificación y absolutamente llevarselos", concluyó Aura. Por último hay quienes no piden el permiso de trabajo de DACA por esperar a que se apruebe la reforma migratoria, que aún está pendiente. El permiso de trabajo bajo Acción Diferida, tiene una duración de 2 años, que inician a partir del momento en que se aprueba la solicitud, al término del cual, deberan volver a realizar el trámite y hacer los pagos de inmigración.