Hombre a juicio por crimen en la niñez

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Collins en la Corte.

    HOUSTON – Un hombre de Texas acusado de rociar a un niño con gasolina y prenderle fuego cuando él era un adolescente puede ser juzgado como un adulto por asesinato después de que la víctima murió a causa de sus quemaduras casi 13 años después, dictaminó este jueves un juez.

    Las autoridades alegan que Don Willburn Collins tenía 13 años cuando atacó a Robert Middleton en 1998 durante su octavo cumpleaños cerca de la casa del niño en Splendora, a unos 35 kilómetros al noreste de Houston.

    Middleton sufrió quemaduras en el 99 por ciento de su cuerpo y soportó años de terapia física antes de morir en 2011 de cáncer de piel atribuido a sus quemaduras.

    Middleton había señalado inicialmente a Collins como su atacante, por lo que fue arrestado en 1998. Collins pasó varios meses en un centro de detención de menores, pero fue liberado después que los fiscales dijeron que no tenían suficiente evidencia para proseguir con el caso.

    Poco antes de morir, Middleton hizo una declaración grabada en video en el que acusó, por primera vez, a Collins de agredirlo sexualmente dos semanas antes del ataque.

    La acusación sobre asalto sexual impulsó a los investigadores a reabrir el caso y los fiscales acusaron al hoy hombre de 28 años de edad por asesinato el año pasado, pero aún necesitaban mover el caso del tribunal de menores a uno de adultos para llevarlo a juicio.

    Después de una audiencia de tres días, el juez estatal de distrito Kathleen Hamilton le dio vía libre a llevar el caso al tribunal de adultos. El fallo permite a los fiscales abrir un caso por asesinato contra Collins.

    Varios testigos declararon durante la audiencia de esta semana que Collins les había confesado su responsabilidad en el ataque a Middleton. Parte del video de Middleton también fue expuesto durante la audiencia.

    En un caso separado, Collins fue condenado por agredir sexualmente a otro niño de 8 años de edad.

    Ahora un adulto, la víctima declaró durante la audiencia de esta semana que Collins lo había amenazado con quemarlo si le contaba a alguien lo que pasó.

    Collins, quien está detenido con una fianza de $1 millón, permanecerá encarcelado mientras se enfrenta a una condena de hasta 10 años de prisión por no registrarse como ofensor sexual.