Presos Lgbt con nuevas políticas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    HOUSTON – La Oficina del Alguacil del Condado Harris permitirá, a partir de ahora, que los reclusos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) sean confinados en las cárceles de acuerdo con el género sexual con que se identifican.

    Así quedó establecido en los nuevos parámetros definidos por la oficina de Adrián García que aseguró que "la discriminación o el acoso por motivos de orientación sexual o identidad de género está estrictamente prohibido", según una copia del documento obtenido por The Associated Press.

    Las nuevas políticas también cubren a los reclusos intersexuale , definidos como personas que nacen con cromosomas sexuales o sistemas reproductivos que no se consideran estándar.

    Houston tiene la tercera mayor cárcel condal en los Estados Unidos, después de Los Ángeles y del Condado de Cook en Chicago, y procesa unos 125.000 reclusos al año.

    Otras cárceles importantes, incluyendo Los Ángeles, Washington, DC y Denver, han tomado medidas similares para cumplir con las nuevas normas federales para la protección de los reclusos contra el abuso sexual y asalto.

    Sin embargo, la del Condado Harris es la primera en Texas en adoptar esta práctica. "Esto representa un importante paso ", dijo Harper Jean Tobin , director de política del Centro Nacional para la Igualdad Transgénero, que trabajó de cerca con García y su equipo.

    De acuerdo con la oficina del alguacil García, la cárcel tiene actualmente cerca de 8,900 reclusos y, al menos, 250 de ellos se identifican como lesbianas, gay, bisexual o transgénero.

    El departamento del alguacil también tendrá "tolerancia cero" para la mala conducta sexual del personal o el acoso sexual hacia miembros de la comunidad gay.

    Violaciónes a las nuevas medidas podrían "resultar en la terminación" o la remisión de los cargos penales u otras acciones.

    Otro de los nuevos puntos contemplados es que los detenidos transgénero serán tratados por su nombre elegido, aunque legalmente no se ha cambiado, tanto cuando se les habla y en sus brazaletes de identificación.