Refuerzan la seguridad en escuelas de Spring

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Carlos De Pavía
    Después de que un estudiante muriera y tres más fueran apuñalados, se reforzó la vigilancia

    En la preparatoria Westfield, otro plantel del distrito escolar de Spring, padres y madres de familia dejaban a sus hijos, esperando que haya tranquilidad después de los ocurrido ayer. Como todas las mañanas, una madre de familia que prefirio el anonimato y a quien llamaremos Adela, dejó a su hija en la escuela, pero hoy fue diferente: "estoy muy preocupada, tengo nervios, mi hija, ya es su último año de escuela, ayer ellos no sabían lo que estaba pasando". La preparatoria Westfield cuenta con 2 mil 500 estudiantes y hoy había lugares vacíos en el estacionamiento. Yana Rivera no envió a sus hijos a la escuela, dice, por la tensión que existe: "Hay muchas peleas dentro de las escuelas de Spring ISD, de los niños de color con los niños hispanos, Ya lleva más de 4 a 5 años éste problema y el distrito no ha hecho nada de detenerlo". En la preparatoria Westfield algunos estudiantes llegan solos a pie; otros eran dejados en la puerta por sus padres, donde había patrullas estacionadas. Agentes de policía del distrito escolar de Spring, confirmaron fuera de cámara que sí había elementos extra patrullando esta mañana el plantel. Había inclusive, policías de la oficina del alguacil del Condado de Harris. Ofelia Reyes, madre de dos estudiantes opinó: "pues aquí siempre está lleno de policías, Yo he entrado a la escuela y hay guardias donde quieras". Guardias que ni siquiera dejaban permanecer a los medios de comunicación en las inmediaciones del plantel. Adela, dejó a su hija y asegura que muy a su pesar: "y la vengo a dejar y me dice: mami, no te preocupes, tengo mi celular. Todas mis clases están en el segundo piso, vete para la casa, espero que nada pase". Yana Rivera, mejor no dejó a sus hijos en la escuela: "mi nino está en la Dekaney y no lo mandé a la escuela hoy, No lo voy a mandar mañana y tampoco la próxima semana, hasta que el distrito me diga a mí y me asegure a mí que mi hijo va a estar a salvo en las escuelas ". Ya para las 7:25 de la mañana, los estudiantes estaban atendiendo clases y la zona escolar, volvía a la normalidad.