Policías de Texas dicen que no son agentes de inmigración

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La sb4 entra en vigor en 2 semanas y en la comunidad inmigrante indocumentada crece la incertidumbre. La pregunta que más se hacen es: ¿cómo será la relación de la policía con ellos a partir del 1 de septiembre? Para departamentos de policía miembros del grupo “unidos” sus agentes no son oficiales de inmigración y no es prioridad de ellos hacer esas labores, sin embargo no pueden impedir que sus oficiales hagan esas preguntas. (Published jueves 17 de agosto de 2017)

    A dos semanas de que entre en vigor la Ley SB4 en Texas, algunos jefes y oficiales de policía del norte de Texas se reunieron para analizar y discutir la controversial ley que ha causado miedo entre la comunidad hispana.

    Los oficiales son del Grupo Unidos, que simpatiza con los hispanos e inmigrantes, llegaron a un acuerdo y se lo dejaron saber a los medios de comunicación. No tiene tiempo, ni recursos para fungir como agentes de ICE.

    Sin embargo, reconocen que no pueden prohibir que sus oficiales puedan hacer la pregunta a la que millones tiene miedo en este país ¿Tiene usted papeles?. Y eso será a discreción de cada oficial. Pero según los jefes policiales, castigarán a quien lo haga de forma imprudente y constante.

    “Los de ICE nos dijeron que no tienen suficientes oficiales para recoger a una personas en las instalaciones de la policía local y deportarlos nada más porque se pasaron una luz roja”, dijo el Jefe de la Policía de Grand Prairie, Steve Dye.

    Según la ley SB4, el detenido debe de haber cometido un delito, y esto puede ser tan simple como una infracción de tránsito.

    Por su parte, Daniel Segura de la Policía de Fort Worth, dijo que los oficiales que ''persigan indocumentados'' es decir, si ven un hispano asumen que es indocumentado, será sanciado.

    “Si vemos que hay algo que no está funcionando y este oficial se comprueba que está trabajando bajo un perfil racial es totalmente ilegal, pues enfrentará alguna disciplina”, explicó Segura.

    Los policías reconocen que si se comienza a pedir indiscriminadamente a pedir los documentos migratorios, las buenas relaciones que ha costado mucho tiempo construir, se van a dañar y a romper, y esto a la larga será contraproducente porque dejarán de confiar en la policía y no se reportarán los crímenes.

    La comunidad hispana del norte de Texas sabe muy bien que algunos departamento de policía son ''amigables'' con los hispanos como Dallas, Fort Worth, Arlington, San Antonio y Austin. Pero en ciudades como Irving, Farmers Branch y Carrollton, son muy estrictos.

    Acorde con la ley, las ciudades y policías que no cumplan con esta ley, serán sancionados economicamente y hasta podrían ir a la cárcel.