Ciudades refugio ¿en peligro?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¿Alguna vez se ha preguntado por qué Estados Unidos se llama así?

    La contestación a esta pregunta es esencial para comprender la controversia de las llamadas “ciudades refugio”. Básicamente, el nombre surge porque el país está compuesto por distintos estados que han sido unidos por un sistema gubernamental conocido como una Federación.

    La organización creada bajo este sistema, crea un gobierno federal, independiente del gobierno de cada uno de los estados miembros, y cuyo poder depende de lo que los estados le digan que puede o debe hacer. Dicho esto, el área de inmigración es una de las muchas que los estados encargaron al gobierno federal atender.

    Dichas "ciudades refugio", son aquellas que han decidido que no es su responsabilidad hacer cumplir las leyes de inmigración. Algunas piensan que eso es una tarea exclusivamente del gobierno federal, a otras le resulta muy costoso hacerlo y a otras simplemente no le interesa hacer cumplir esas leyes.

    Lo cierto es que estas políticas siempre han generado debate sobre el hecho de que estas ciudades no cooperan con el gobierno federal para hacer cumplir sus leyes. Típicamente, la policía de estas ciudades no preguntar por el estatus legal de sus detenidos, no honra peticiones de ICE para retener personas que fueron detenidas, después de que estas cumplen su tiempo en cárcel (los llamados “detainers” o “holds”), o simplemente no reporta a personas indocumentadas a ICE.

    La controversia sobre este asunto escaló a un nuevo nivel luego de la muerte de una joven en California, en la que ha sido acusado un inmigrante indocumentado que fue puesto en libertad luego de que autoridades estatales no honraran un “detainer” de ICE.

    Esta situación provocó que la Cámara de Representantes en el Congreso aprobara un proyecto de ley que limitaría los fondos que reciben estas ciudades si continúan con estas prácticas.

    Esto no debe permitirse. Las autoridades estatales no están obligadas a cumplir con estos requerimientos de ICE, por lo que esta legislación solo pretende imponer una presión injusta sobre las ciudades para que ICE pueda salirse con la suya.

    En la actualidad existen cerca de 31 ciudades refugio en los Estados Unidos, de las cuales algunas incluso hasta tienen legislación que prohíbe a sus oficiales intervenir en asuntos migratorios. Si la legislación de la Cámara finalmente se convierte en ley, el riesgo de deportación para muchos aumentará dramáticamente.

    Esperemos que esto nunca suceda.

    Naimeh Salem es abogada de inmigración licenciada por el colegio de Abogados de Texas.