Inmigración: menos familias en centros de detención

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    HOUSTON - La abogada de inmigración Naimeh Salem escribe esta semana sobre la decisión del gobierno del presidente Obama de no detener a mujeres inmigrantes que cruzan la frontera con niños, en una nueva decisión por mejorar sus condiciones al arribar al país.

    "Durante años he criticado la política de detención familiar asumida por el Departamento de Inmigración de los Estados Unidos (ICE). Esta práctica ha sido nefasta para las familias que la han sufrido, ya que las condiciones en los centros de detención existentes eran muy malas y no propiciaban un ambiente saludable para estas familias, especialmente los niños y niñas allí detenidos, quienes, entre otras cosas, eran forzados a utilizar uniformes de presos.

    Las críticas hechas a este sistema fueron tantas, que a pesar de que el gobierno no decidió eliminar el mismo, al menos abrió dos nuevos centros de detención en Texas con mejores instalaciones que los anteriores, en un intento por “mejorar” la situación. Demás está decir que las críticas no se detuvieron aquí y se continuó luchando por los derechos de estas familias que se encontraban detenidas y que continuaban colocándose en detención.

    Como consecuencia de la lucha incansable de muchos activistas y de las críticas hacia esta práctica, recientemente el gobierno del presidente Obama anunció que, en general, ICE no detendrá madres con niños(as) que establezcan que tienen un miedo creíble o razonable de regresar a su país.

    Para ser elegibles, además de este requisito, las familias no pueden representar un riesgo a la seguridad nacional, ser un riesgo de fuga y deberán proveer una dirección verificable a ICE. Como requisito para su liberación, podrá imponerse la utilización de un brazalete electrónico o la fijación de una fianza “razonable”, según el criterio de ICE.

    En la alternativa, ICE informó que aquellas familias que no persigan algún remedio bajo las leyes de inmigración, serán regresadas a su país de origen lo más pronto posible, como parte de los cambios en el funcionamiento de los centros de detención.

    Estas nuevas directrices para la liberación de familias detenidas o que son agarradas por ICE, representan un paso en la dirección correcta y espero que en un futuro no muy lejano, el daño sufrido sea solo un mal recuerdo y no algo que continúe ocurriendo.

    Nuestra aspiración real es el cierre de estos centros de detención familiar, para que se garantice el bienestar y los derechos humanos de todas estas familias que han luchado tanto para llegar hasta nuestro país en busca de protección y seguridad".

    Naimeh Salem es una abogada de inmigración aprobada por el colegio de abogados de Texas, con práctica en la ciudad de Houston.