Boehner advierte que no habrá reforma

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    6 de noviembre 2014 -- El líder republicano del nuevo Congreso, que inaugurará en enero, John Boehner (Cámara de Representantes), ofreció una rueda de prensa en el Capitolio de Washington.

    WASHINGTON -- El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, advirtió hoy que, si el presidente Barack Obama emprende acciones ejecutivas en inmigración, "envenenará el ambiente" en el Congreso para la aprobación de una reforma migratoria. Boehner reaccionó así a la promesa hecha este miércoles por Obama de que, antes de que acabe este año, tomará medidas ejecutivas para mejorar el sistema de inmigración del país, ante la falta de acción en el Congreso. "Si él actúa unilateralmente, por su cuenta, fuera de su autoridad, envenenará el ambiente y no habrá ninguna posibilidad de que la reforma migratoria avance en este Congreso. Es tan simple como eso", dijo Boehner en su conferencia de prensa semanal. "Cuando juegas con cerillas, corres el riesgo de quemarte, y él (Obama) se va a quemar si sigue por este camino", alertó el líder republicano. "La gente ha votado (en las elecciones legislativas del martes) y no quiere que el presidente actúe unilateralmente sobre esto", continuó. "Si el presidente sigue por ese camino, está invitando grandes problemas". En las elecciones del martes, en las que se renovaba la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, los republicanos ampliaron su mayoría en la Cámara baja y arrebataron a los demócratas el control de la alta, lo que supuso un duro revés para el partido de Obama. El futuro líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, también opinó el miércoles que Obama "envenenaría el ambiente" para avanzar legislativamente en inmigración si toma acciones ejecutivas para aliviar la situación de los indocumentados en el país o reforzar la seguridad en la frontera sur. Pero Obama reafirmó el miércoles la promesa que hizo hace unos meses de actuar antes de que acabe el año, y pidió a los republicanos tomarse esas medidas como "un incentivo para que intenten hacer algo" en relación a la reforma migratoria. El mandatario prometió que esas medidas quedarán sin validez en caso de que el Congreso apruebe una reforma migratoria que cuente con su respaldo. "Estas acciones serán reemplazadas y suplantadas por una acción del Congreso. Envíenme una ley que pueda firmar y estas acciones ejecutivas se desvanecerán", afirmó Obama en una rueda de prensa. El presidente recibirá este viernes en la Casa Blanca a Boehner y a McConnell, junto a los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado, para conversar sobre la agenda legislativa en el actual Congreso y en el que tomará posesión a partir de enero. Obama justificó en junio su decisión de actuar por su cuenta en inmigración al asegurar que Boehner le había comunicado que no permitiría un voto de la reforma migratoria este año en la Cámara de Representantes, a pesar de que el Senado ya votó su versión del texto a mediados de 2013. Las opciones que podría tomar Obama van desde extender el alcance del programa de Acción Diferida (DACA), que protege a jóvenes indocumentados de la deportación, hasta ampliar el número de tarjetas de residencia ("green cards") que se conceden al año en el país, según varios informes de prensa.