Chile: en shock tras atentado terrorista

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SANTIAGO DE CHILE, Chile - Chile se vio sacudido por el peor atentado de las últimas tres décadas, con la explosión de un artefacto en una galería comercial ubicada en la estación Escuela Militar del metro de Santiago que dejó catorce heridos, dos de ellos de gravedad. Pocos minutos después de la explosión, que se produjo a la hora del almuerzo y en un lugar por el que diariamente transitan unas 150,000 personas, el Gobierno calificó el hecho como un atentado terrorista y anunció que aplicaría con toda severidad la ley especial para estos casos. "Es un acto terrorista, sin duda, que merece toda nuestra condena. El Gobierno invocará la ley antiterrorista para sancionar a los culpables y que reciban el máximo rigor de la ley", declaró el ministro portavoz, Alvaro Elizalde. Los heridos fueron traslados inmediatamente a diversos hospitales de la capital chilena donde recibieron atención médica de urgencia y algunos de ellos fueron intervenidos quirúrgicamente. La presidenta Michelle Bachelet, que suspendió todas las actividades programadas y celebró un comité extraordinario en La Moneda, acudió a media tarde a la clínica Las Condes para visitar a tres de los heridos. "Este es uno de los actos más cobardes que hemos visto, porque tenía como objetivo dañar a las personas, generar temor, incluso la muerte de inocentes", declaró a la salida del hospital. "Lo que ha sucedido es horrible, un acto abominable, pero Chile es y seguirá siendo un país seguro", enfatizó la mandataria, quien ha convocado para primera hora de este martes un comité operativo de seguridad en el palacio de La Moneda. A la reunión han sido llamados los mandos de Carabineros y de la Policía de Investigaciones; el fiscal nacional, Sabas Chauán, y los ministros de Justicia, José Antonio Gómez, e Interior, Rodrigo Peñailillo. Este último aseguró que el Gobierno ha adoptado las medidas necesarias para identificar y detener a los responsables del bombazo y empleando un tono firme exigió resultados "lo antes posible" a los responsables policiales y de la fiscalía. El general director de Carabineros, el director de la Policía de Investigaciones y el director de la Agencia Nacional de Inteligencia recibieron la orden de llevar a cabo las investigaciones con celeridad y diligencia. "Ésa es una instrucción clara y precisa del Gobierno", enfatizó Peñailillo. En lo que va de año, Santiago ha sido escenario de la explosión de una treintena de artefactos que han estallado en las proximidades de comisarías, edificios públicos y sucursales bancarias. Aunque en algunos casos los autores eran delincuentes que pretendían robar los cajeros automáticos, en otros, los bombazos fueron reivindicados por grupúsculos antisistema. Sin embargo, las autoridades no han logrado detener a un solo sospechoso de estos ataques explosivos, perpetrados con bombas de fabricación casera.