Hondureño, ¿deportado por error?