Iguala: se recrudece la violencia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Los familiares de los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre pasado en Iguala ingresan hoy, viernes 7 de noviembre de 2014, al hangar militar del aeropuerto de la ciudad mexicana de Chilpancingo, donde sostuvieron una reunión con el fiscal general de México, Jesús Murillo.

    CHILPANCINGO (México) - Un grupo de maestros del estado mexicano de Guerrero atacó la sede del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Chilpancingo, una agresión que fue repelida por la policía estatal causando un enfrentamiento. Los maestros llegaron hacia las 11.00 hora local (17.00 GMT) a las instalaciones de este partido (en el poder a nivel federal) y se metieron a la fuerza para causar destrozos y prenderles fuego, según constató Efe. La policía antidisturbios de Guerrero intervino para frenar los destrozos, lo que causó un enfrentamiento con los miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) que duró aproximadamente una hora. Los maestros, quienes hace semanas acampan en el Zócalo de la capital de Guerrero, han protagonizado numerosas protestas por la desaparición de 43 estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa, con acciones pacíficas, pero también con ataques violentos como el producido hoy. Aunque todavía no hay datos oficiales, hay varios heridos, entre ellos tres periodistas que cubrían la información y varios policías. Los maestros, la mayoría encapuchados, estaban armados con palos, piedras y cócteles molotov que tiraron contra los agentes antimotines, quienes repelieron la agresión con gases lacrimógenos. Dos maestros fueron detenidos por la policía y estos detuvieron a un mando policial, por el que pretenden hacer un intercambio en las próximas horas. El dirigente del PRI en Guerrero, Cuauthémoc Salgado, quien despacha en el edificio atacado, explicó a Milenio Televisión que llegaron unas 400 o 500 personas a atacar la sede del partido, en la que había 60 trabajadores que pudieron salir de las instalaciones. Las protestas por los 43 estudiantes desaparecidos se expandieron al estado de Michoacán, donde un grupo de estudiantes bloquearon la avenida Lázaro Cárdenas y se trasladaron a la sede estatal del conservador Partido Acción Nacional (PAN). Allí rompieron la puerta de acceso, causaron destrozos en muebles y material, y saquearon la documentación. Después atacaron la sede del minoritario partido Nueva Alianza y también el edificio de la secretaría de Finanzas y Administración del Gobierno de este estado del occidente de México. Los estudiantes acudieron luego al centro histórico a protestar frente al Palacio de Gobierno, donde hicieron pintadas en varios inmuebles y comercios.