Liberan a exjefe de sicarios de Escobar

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    BOGOTÁ, Colombia - El temible ex jefe de sicarios del fallecido capo del narcotráfico Pablo Escobar recobró la libertad tras permanecer encarcelado más de 22 años por cargos relacionados con homicidios, secuestros y concierto para delinquir, se informó oficialmente. Fuertemente custodiado, John Jairo Velásquez Vásquez, alias "Popeye", abandonó en horas de la noche el penal de alta seguridad del municipio de Cómbita, en el departamento de Boyacá, unos 150 kilómetros al noreste de Bogotá, informó la oficina de prensa del instituto carcelario del país. Un juez de la capital boyacense había ordenado el viernes pasado la liberación del que fue uno de los principales colaboradores de Escobar, antes de cumplir los 26 años que se le impusieron luego de confesar, entre otros crímenes, su participación en el asesinato del candidato presidencial Luis Carlos Galán, quien murió baleado el 18 de agosto de 1989 mientras asistía a un acto de campaña en Soacha, una localidad aledaña a Bogotá. Tras 25 años, las autoridades colombianas intentan esclarecer los detalles de este magnicidio, que se le atribuye a una asociación delictiva entre los líderes narcotraficantes del ya desaparecido Cartel de Medellín, grupos paramilitares, mafias políticas y miembros corruptos de la fuerza pública. Velásquez, recluido por segunda vez desde el 8 de octubre de 1992, completó una buena parte de su condena y tuvo buen comportamiento, lo que según las leyes colombianas le permite beneficiarse de la libertad condicional, atada al pago de una fianza de 4,657 dólares y a un período de prueba de excelente conducta. Popeye tendrá que reportarse constantemente a las autoridades y no podrá salir del país antes de cumplir la totalidad de la pena. Paradójicamente, Velásquez, de 52 años, no sabe si celebrar o temer su liberación. A lo largo del tiempo, y luego de varias confesiones ante la justicia, ha sumado varios enemigos que podrían querer cobrarle el hecho de haberles dejado en evidencia ante la justicia y la opinión pública.