ISIS: madre de Foley crea fundación

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP

    BARCELONA (España) - Diane Foley, madre del periodista estadounidense James Foley, el primero de los cuatro rehenes decapitados en Siria por los yihadistas del Estado Islámico, ha reclamado este miércoles en Barcelona una mejor protección de los periodistas y trabajadores humanitarios en las zonas de conflicto. Diane Foley ha presentado en la sede del Colegio de Periodistas de Cataluña, en Barcelona, la Fundación James Foley, creada por su familia para apoyar a los periodistas estadounidenses que trabajan en las zonas de conflicto y a sus familiares. "Los periodistas y los trabajadores humanitarios en zonas en conflicto son gente vital para nuestra democracia, porque el mundo ha de saber el sufrimiento de la gente", ha argumentado Foley, que ha considerado que en los EEUU ni el Gobierno ni muchos ciudadanos acaban de comprender su trabajo. En su opinión, "hay que negociar cuando los periodistas de conflicto se encuentran en peligro", debatir en el ámbito internacional cómo se hace y, sobre todo, dar apoyo a sus familias, algo que, en su opinión, el Gobierno de EEUU no hace y los de Europa, sí. En el caso de su hijo, Foley ha explicado que mientras estuvo en cautiverio "no parecía que Jim fuera una prioridad" para su Gobierno y que EEUU es "un país tan grande y con una burocracia tan masiva que fue difícil conseguir la atención necesaria". La madre del periodista ha reconocido que ella hubiera deseado que el Gobierno estadounidense "involucrase al enemigo y hablara con ellos". Aún así, cree que pagando un rescate no se hubiera salvado la vida de James Foley porque el Estado Islámico es un "grupo brutal, que odia a americanos y británicos y nunca ha tenido la intención de liberarlos (a los rehenes)". En este sentido, la Fundación asegura a los donantes que sus contribuciones no se destinarán a pagar rescates. James Foley fue el primer rehén decapitado por el EI en Siria, el 19 de agosto pasado, y, desde entonces, otro periodista americano y dos colaboradores humanitarios británicos en cautiverio han sido ejecutados, y otro americano está amenazado.