Padres de Kassig están "destrozados"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Peter Kassig

    INDIANAPOLIS (Indiana) - Los padres del cooperante estadounidense Peter Kassig, capturado por milicianos del grupo extremista Estado islámico el año pasado cuando entregaba ayuda humanitaria a refugiados en Siria, dijeron el lunes que están "destrozados" por su muerte pero "increíblemente orgullosos" de su trabajo humanitaria y su compasión. Ed y Paula Kassig, quienes viven en Indianapolis, dijeron que Peter, su hijo de 26 años, "perdió la vida como resultado de su amor por el pueblo sirio y su deseo de aliviar su sufrimiento. Trabajaremos todos los días para mantener su legado de la mejor manera posible". Kassig fue capturado en el este de Siria el año pasado cuando entregaba ayuda humanitaria a desplazados por la guerra civil en ese país. El nativo de Indianápolis, quien formó parte de la unidad de operaciones especiales del Ejército en Irak y tras recibir la baja por motivos médicos formó una organización de asistencia humanitaria en Turquía para ayudar a los refugiados sirios y adoptó el nombre de Abdul-Rahman. La Casa Blanca confirmó el domingo la muerte de Kassig luego de que milicianos del EI difundieran un video en el que se mostraba la decapitación de Kassig. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó al hecho "un acto de maldad pura" y dijo que el grupo "se regodea matando a inocentes, musulmanes entre ellos, y sólo tiene en mente muerte y destrucción". La familia Kassig señaló en su comunicado que sus corazones están "con las familias de los sirios que han perdido la vida junto con nuestro hijo". Dijeron que también guardan duelo "por las familias de los cautivos que no pudieron regresar a salvo a casa". La familia se enteró de que su hijo había sido capturado el año pasado pero no dieron a conocer el hecho en tanto que amigos y parientes trataban de lograr su liberación. En octubre su hijo apareció en un video dado a conocer por el Estado Islámico que mostraba el trabajador del cooperante británico Alan Henning. Los milicianos advirtieron que Kassig sería el próximo, lo que llevó a sus padres a pedir misericordia públicamente al tiempo que subrayaban su conversión al Islam. Kassig llegó al Medio Oriente con el ejército, al que se unió en 2006, de acuerdo con registros militares. Su última misión fue en el 75to regimiento de Rangers y estuvo de servicio en Irak de abril a julio de 2007 cuando fue dado baja por motivos médicos. Su deseo de hacer trabajo humanitario en la región fue avivado durante un viaje de vacaciones a Beirut cuando estudiaba ciencia política en la universidad Butler. Kassig, técnico de emergencia certificado, abandonó la escuela y volvió dos meses después a Líbano, donde trabajó como asistente médico y cooperante, y atendió a personas de todas las facciones en conflicto en Siria. En septiembre de 2012 fundó la organización Respuesta Especial de Emergencia y Atención (SERA por sus siglas en inglés) que dejó de operar luego de su secuestro. Kassig, quien pertenece a una familia con antecedentes de trabajo humanitario dijo en enero de 2013 durante una entrevista con Time que había viajado extensivamente por Líbano para ver las necesidades de la gente.