Sergio Massa gana legislativas argentinas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Sergio Massa.

    BUENOS AIRES-- Sergio Massa hizo de la duda la estrategia de campaña más eficaz para convertirse en el rostro de la victoria en las elecciones legislativas del domingo en Argentina. De ahora en adelante lo guiará una certeza: la pelea por la presidencia del país en 2015. Massa, de 41 años, se ha convertido en la nueva estrella de la política argentina tras su arrasador triunfo en la provincia de Buenos Aires -el principal distrito electoral del país- con el 43% de los votos y una ventaja de más de 10 puntos sobre el oficialista Frente para la Victoria en los comicios para renovar el Congreso. "Gracias a los millones de bonaerenses que depositaron sus esperanzas y sueños en nosotros. A los que sintieron que en sólo 120 días había nacido en nuestra provincia y, por qué no decirlo para nuestro país, un camino de esperanza y futuro", dijo Massa a sus seguidores concentrados en su comando de campaña. Alcalde del próspero suburbio de Tigre, al norte de la capital, Massa era parte del oficialismo liderado por la presidenta Cristina Fernández hasta que a principios de este año instaló el rumor de que podría lanzar su propio espacio político en alianza con otros intendentes peronistas del conurbano bonaerense. De trato fluido con periodistas de los principales medios de comunicación, jugó al misterio sobre su futuro durante semanas, lo cual ayudó a generar expectativas e instaló su apellido en la escena política. Cuando Massa finalmente anunció su candidatura a diputado nacional por el nuevo Frente Renovador sabía que las encuestas estaban de su lado. "Al final del día Massa será el dirigente político más votado del país", dijo el domingo Dario Giustozzi, alcalde de Almirante Brown y candidato a diputado por el Frente Renovador. El líder del espacio obtuvo 3,4 millones de votos, de acuerdo a cómputos oficiales. "No tengo duda del impacto nacional de esta elección", vaticinó Giustozzi. El propio Massa deslizó sus intenciones al afirmar que el resultado del domingo "nos obliga a cruzar la frontera (de la provincia de Buenos Aires) y recorrer la Argentina". Los analistas coincidieron en que el perfil moderado de Massa ha sido uno de los mayores atractivos para captar el voto de un electorado cansado del estilo confrontativo del kirchnerismo. Sus propuestas para combatir la inflación y la inseguridad, dos de las principales preocupaciones de los argentinos, también contribuyeron a su popularidad. Y se ha mostrado receptivo especialmente con las demandas de los empresarios y productores del campo, blanco de la ira del gobierno en los últimos tiempos. Además fue hábil para defender logros del kirchnerismo, como el subsidio a las familias desocupadas con hijos y la política de derechos humanos. A fin de cuentas fue parte de ese espacio político desde 2003 hasta mitad de este año. Massa comenzó a militar en política a los 16 años. Diez años después fue elegido diputado provincial por el peronismo. Tras la crisis de 2001, fue designado director de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), cargo que retuvo cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia del país en 2003. En 2007 ganó la alcaldía de Tigre, pero pidió licencia un año después para asumir como jefe de gabinete de ministros de Cristina Fernández. Ocupó esa función entre 2008 y 2009. Su amplio triunfo en la provincia de Buenos Aires, que concentra 37% del padrón electoral, lo perfila como uno de los presidenciables para las elecciones generales de 2015. Para ello primero deberá expandir su Frente Renovador al resto del país para tener alguna posibilidad contra el peronismo u otras fuerzas con mayor presencia territorial. Acotado a una banca en la cámara de Diputados, también deberá planificar una estrategia para no perder protagonismo frente a gobernadores peronistas que también aspiran a la presidencia como Daniel Scioli, de la provincia de Buenos Aires. Massa está casado con Malena Galmarini, su principal asesora política. Con ella tuvo dos hijos.