Trasplantes gratis a indocumentados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    CHICAGO- Los indocumentados que viven en Illinois y necesitan un trasplante de riñón podrían recibir el órgano aunque no tengan seguro médico, según un proyecto de ley presentado por la representante demócrata en la asamblea estatal Cynthia Soto. La iniciativa, que inicialmente provocó el enojo de grupos de activistas proinmigrantes que la consideraron "racista", propone enmendar el artículo sobre asistencia médica del Código de Ayuda Pública de Illinois. Una redacción original del proyecto establecía que el Departamento de Salud y Servicios a las Familias se encargaría de proveer la cobertura del trasplante de órganos humanos o tejidos a los inmigrantes legales que residan en el estado. Ello provocó la reacción del pastor salvadoreño José Landaverde, de la Misión Nuestra Señora de Guadalupe del barrio mexicano La Villita, quien lucha para que los 'sin papeles' puedan recibir trasplantes de forma gratuita, e inclusive realizó dos ayunos y ruidosas protestas contra hospitales de Chicago para conminarlos a colaborar. En la misión religiosa existe una lista de espera con los casos más urgentes de inmigrantes que requieren órganos nuevos y, según Landaverde, dos de ellos están muy graves y podrían morir si no reciben ayuda. Ante estos cuestionamientos, Soto declaró que se trató de un error de redacción del proyecto, ya que debió decir "cobertura a todos los residentes en Illinois", sin importar su estatus migratorio. La redacción del artículo ha sido modificada y la nueva versión del proyecto de ley será enviada a una comisión de la cámara baja que se encargará de su estudio en Springfield, la capital. La nueva versión especifica que serán gratuitos en particular los trasplantes de riñón, que puede llegar a costar hasta 150.000 dólares y que es el problema que más afecta a los inmigrantes. Para ello, los enfermos deberán contar con un donante, generalmente familiares que tengan la sangre compatible. "Puedo jurar que el nuevo proyecto será mejor y que vamos a esforzarnos para que sea aprobado en esta legislación", declaró Soto a Efe. Por su parte, Landaverde estimó que fue a raíz de su denuncia que Soto haya accedido a modificar la redacción de la norma HB4703. "Si no lo hubiéramos descubierto, la ley habría sido aprobada con un lenguaje que perjudicaría a los indocumentados", explicó. Blanca Gómez, una indocumentada mexicana que necesita un riñón y no ha sido atendida por falta de seguro médico, declaró que "no es justo que nos vean como bichos raros", porque "somos humanos y tenemos el derecho de vivir". Por su padre Hilda Burgos, madre de un joven indocumentado que fue trasplantado el año pasado como resultado de la campaña contra los hospitales, hizo un llamado a los integrantes de la Asamblea Legislativa para que aprueben la ley. "Les pido que se pongan una mano en el corazón porque, independientemente de su orientación política, son padres, hijos y hermanos", agregó.