Las porristas de los Texans, belleza pura