Viaje de ensueño a Disney termina en mortal pesadilla