Muñecas del placer: la silicona llega al clímax de una relación “real”