Aumentan en un 17% las muertes por armas de fuego

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Aníbal Godoy la manda a las nubes solo frente al arco
    Shutterstock
    El análisis también recoge que los mayores índices de muertes por estas causas se registraron en los estados en los que la proporción de propietarios es mayor y las normas de prevención de violencia de armas son más débiles.

    WASHINGTON - Desde que en 2008 el Tribunal Supremo de Estados Unidos afirmara que la población tiene derecho a tener una pistola en casa por defensa propia, el índice de muertes por arma de fuego se ha incrementado un 17% en el país, según informó el miércoles el Centro de Política de Violencia (VPC).

    De este modo, el índice pasó de ser 10.21 por cada 100,000 muertes en 2009 a 11.96 en 2016, según datos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los que se hace eco el VPC.

    Según un comunicado de la institución, el índice bajó entre 2012 y 2014, pero volvió a repuntar en los dos años siguientes hasta la cifra registrada en 2016.

    Entre 2015 y 2016, el incremento de este índice fue de un 6%, liderado por el número de muertes provocadas por homicidas, que aumentaron un 10.4.

    "Estos números muestran que, como nación, estamos viviendo una crisis de armas", afirmó el director legislativo de VPC, Kristen Rand.

    El análisis también recoge que los mayores índices de muertes por estas causas se registraron en los estados en los que la proporción de propietarios es mayor y las normas de prevención de violencia de armas son más débiles.

    En esta línea, Alaska es el territorio con mayor índice de posesión de armas de fuego, con un 56.4% de la población, y el mayor ratio de muertes por esta causa, con 23.86 por cada 100,000.

    Le sigue Alabama con un 49.5% de sus habitantes teniendo armas en casa y un índice de muertes del 21.51.

    En el otro lado de la tabla se encuentra Massachusetts, con apenas un 14.3% de posesión de armas y un 3.55 en el ratio de muertes, al que sigue Nueva York, con un 22.2 % y un 4.56. Ambos estados lideran las regulaciones más duras en este sentido, según recordaron en el comunicado.

    Los debates sobre las políticas de posesión de armas en el país se agudizaron tras tiroteos como el de Las Vegas, que acabó con 58 muertes, aunque entonces el presidente, Donald Trump, rechazó abrir una discusión sobre el tema.