Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Repercusiones del cierre de gobierno en el pronóstico

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Repercusiones ante el cierre de gobierno en los pronósticos

    El Servicio Nacional de Meteorología, el centro de predicción de todo lo que tiene que ver con las condiciones climatológicas, y varios otros departamentos funcionan bajo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, mejor conocida como NOAA por sus siglas en inglés, por lo que se ven afectados por el cierre de gobierno.

    (Publicado miércoles 9 de enero de 2019)

    Probablemente me han escuchado mencionar que utilizo varios modelos de predicción para guiar mis pronósticos del tiempo.

    Esta semana, como siempre, vigilo muy de cerca los modelos de predicción (en este caso en avance de una posible nevada para este fin de semana), pero existe una diferencia que estriba en que el gobierno sigue parcialmente cerrado, y créalo o no, esto también tiene impacto en el mundo de la meteorología.

    El Servicio Nacional de Meteorología, el centro de predicción de todo lo que tiene que ver con las condiciones climatológicas, y varios otros departamentos funcionan bajo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, mejor conocida como NOAA por sus siglas en inglés.

    Ellos analizan datos, formulan pronósticos y provén estadísticas para los meteorólogos de todo el país (incluyendo a nuestro equipo de Primera Alerta), para ayudarnos a formular nuestros propios pronósticos.

    Con este cierre parcial del gobierno, solamente las operaciones consideradas críticas están en funcionamiento entre las que figura la página web weather.gov. Desafortunadamente, el mantenimiento del modelo de predicción americano, el Global Forecasting System (“GFS”), no es considerado crítico.

    ¿Cuál es el resultado? Según el Capital Weather Gang parte del Washington Post, el GFS está funcionando mal. Normalmente, hay un equipo amplio de científicos que trabajan para asegurar la calidad de los pronósticos de temperaturas, vientos, lluvia etc. emitidos por el modelo. Se aseguran que los datos actuales que ayudan a iniciar el pronóstico están correctos, que no hay errores, y siempre están pensando en maneras de mejorar el sistema. Estar sin un equipo para verificar todo esto, asegura que la calidad del GFS no es igual.

    El Washington Post habló con varios miembros de esos departamentos, quienes confirmaron que la calidad del modelo no es igual, y simplemente no hay nadie para arreglarlo.

    Lo positivo, es que nuestro equipo de Primera Alerta usa VARIOS modelos de predicción para formular un pronóstico. Interpretamos numerosos modelos diferentes (uno europeo, otro canadiense, etc.). Según las soluciones que generan estos diferentes modelos de predicción, y nuestro conocimiento sobre cuáles son los más certeros, podemos formular el pronóstico para el área tri-estatal.

    Hasta que se solucione el cierre del gobierno tendremos que tener en cuenta la debilidad del GFS.