Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Trump ante Macron: el acuerdo de Irán es “ridículo”

Trump emitió una advertencia al Gobierno iraní ante la llegada de la fecha tope del acuerdo.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Trump y Macron se reúnen en la Casa Blanca

    Ambos abordarán temas relacionados a la seguridad y al tratado nuclear con Irán. (Publicado martes 24 de abril de 2018)

    Considerando retirarse del acuerdo nuclear con Irán, el presidente Donald Trump declaró el martes que si los iraníes "reinician su programa nuclear, van a tener graves problemas, los peores que han llegado a tener".

    Trump emitió su advertencia junto con el presidente francés Emmanuel Macron en la Oficina Oval, donde los dos aliados debatieron el acuerdo nuclear multinacional, la guerra en Siria y otros asuntos durante un día de reuniones en la Casa Blanca.

    Trump también informó a Macron y a su audiencia televisiva que el líder norcoreano Kim Jong Un quería reunirse "lo antes posible". El presidente, quien se ha referido a Kim como "Little Rocket Man", dijo que el dictador norcoreano había sido "muy abierto" y "muy honorable" hasta el momento.

    Macron le dijo a Trump que juntos Estados Unidos y Francia vencerían el terrorismo, reducirían las armas de destrucción masiva en Corea del Norte e Irán y actuarían juntos en nombre del planeta, una referencia al trabajo de Macron para reactivar el papel de Estados Unidos en el acuerdo climático de París.

    En cuanto a Irán, se le preguntó a Trump si estaría dispuesto a permanecer en el acuerdo. Él respondió: "La gente conoce mis puntos de vista sobre el trato con Irán. ... Es una locura, es ridículo. Nunca debería haberse hecho". Uno de los principales objetivos de Macron durante su visita de tres días a Washington es persuadir a Trump para que permanezca en el acuerdo. Trump sigue indeciso públicamente, pero le recordó a su homólogo francés lo que él considera como fallas en el acuerdo, que según él no aborda los misiles balísticos ni las actividades de Irán en Yemen o Siria.

    Macron dijo ante los periodistas que él y Trump considerarían el acuerdo con Irán "en un contexto regional más amplio", teniendo en cuenta la situación en Siria. "Tenemos un objetivo común, queremos asegurarnos de que no haya escalada ni proliferación nuclear en la región. Ahora necesitamos encontrar el camino correcto hacia adelante ", dijo Macron.

    Trump sugirió que estaba dispuesto a "hacer algo" en el acuerdo con Irán, siempre y cuando lo hiciera "con fuerza". Le dijo a Macron: "Podríamos tener al menos un acuerdo entre nosotros muy rápidamente". Pero cuando los periodistas le preguntaron qué ese acuerdo sería, dijo Trump, "Lo descubrirás".

    En un momento más ligero, Trump y Macron demostraron algo de la química que ha marcado su relación. El presidente de Estados Unidos se quitó algo de la chaqueta de Macron y dijo: "Tenemos una relación muy especial, de hecho quitaré esa pequeña caspa". Trump agregó: "Tenemos que hacerlo perfecto; es perfecto".

    La pomposa vista de tres días de Macron, la primera de la presidencia de Trump, seguirá el martes en la noche con una lujosa cena de estado en la Casa Blanca.

    Se espera que unos 150 invitados disfruten de un menú con cordero y tarta de nectarina y de la actuación de la Ópera Nacional de Washington.

    La agenda de los mandatarios para el lunes por la noche fue más relajada. Acompañados por sus esposas, viajaron en helicóptero hasta Mount Vernon para visitar la histórica casa de George Washington a orillas del Río Potomac, donde cenaron.

    La visita de Estado de Macron subraya la importancia que ambas naciones dan a su relación: Macron, que llama a Trump a menudo, ha surgido como una especie de asesor del estadounidense en un momento en que sus relaciones con el resto de líderes europeos son más tensas.

    Trump, que da gran importancia a la óptica de la pompa y el boato, eligió honrar a Macron con la primera visita de Estado de su gobierno mientras ronda al mandatario galo.

    “Este es un gran honor y creo que es una visita de estado muy importante dado el momento actual”, dijo Macron tras aterrizar en una base militar estadounidense cerca de Washington.

    Pese a su camaradería, Macron y Trump discrepan en algunos asuntos fundamentales, incluyendo el acuerdo nuclear multinacional que tiene como objetivo restringir el desarrollo de armas nucleares en Irán.

    Trump, que en el pasado se mostró escéptico con la eficacia del pacto, está ansioso por abandonarlo a medida que se acerca la fecha tope del 12 de mayo.

    Macron, por su parte, dice no estar satisfecho con la situación en Irán y cree que el acuerdo es imperfecto, pero alegó que Washington debe mantenerse en él ante la ausencia “Plan B.”