Activistas temen ser el nuevo objetivo de ICE