Inversionistas con ojos puestos en caravana de migrantes