Jorge Reyes, el policía que capturó al terror que azotaba Houston