Cómo evitar y reparar problema de belleza

Ponerte bella puede complicarse si de pronto la aplicación del maquillaje parece complotar en tu contra.

14 fotos
1/14
Shutterstock
Se te parten o astillan las uñas: trata de mantener la pieza completa uniéndola con esmalte. Si esto es imposible, quita la parte astillada con el pulidor de la manicura casera. Para evitar que vuelva a sucederte, no uses lima (hace que se astillen más seguido), y trátalas con fortalecedores de uñas.
2/14
Shutterstock
Se te parten o astillan las uñas: trata de mantener la pieza completa uniéndola con esmalte. Si esto es imposible, quita la parte astillada con el pulidor de la manicura casera. Para evitar que vuelva a sucederte, no uses lima (hace que se astillen más seguido), y trátalas con fortalecedores de uñas.
3/14
Shutterstock
Tienes granos de acné: no los explotes. Redúcelos con cubos de hielo y sustancias antiacneicas, y cúbrelos con maquillaje. Trata este problema con soluciones específicas provistas por un dermatólogo.
4/14
Shutterstock
Se notan las arrugas: usa una crema hidratante de muy buena calidad y rápido efecto visible. Usa corrector claro sobre las patas de gallo, sin exagerar. Si no quieres que el problema se agrave, cuídate del sol, descansa bien y revisa si las alergias están haciendo impacto en tu sistema.
5/14
Shutterstock
Demasiada base de maquillaje: si el exceso hace que se vea poco natural, cortajeada o empastada, suavízala con una esponja suave que remueva también el sobrante. En adelante, utiliza base de consistencia más suave y humectante.
6/14
Shutterstock
El cabello se ve grasoso: aplica shampoo seco o polvo para el cabello desde la raíz, y péinalo para que mejore suavemente el largo. Para evitarlo, usa con mayor frecuencia shampoo de limpieza profunda y para cabellos grasos.
7/14
Shutterstock
Te depilaste demasiado las cejas: rellénalas con pequeñas pinceladas de una sombra en un tono más claro que el color de tus cejas. Antes de volver a depilarlas, dibuja con delineador la forma correcta que deben tener, y deja que el vello crezca.
8/14
Shutterstock
Sudas demasiado: seca tus axilas con papel tissue y vuelve a aplicar antitranspirante. Controla el problema usando desodorante por la noche y luego dos veces en el día.
9/14
Shutterstock
Tu cabello se eriza con la humedad: una suave pasada de loción para manos suavizará el efecto. En adelante, lávate con shampoo anti-frizz y alimenta las raíces con aceites específicos.
10/14
Shutterstock
El labial se desvanece: delinea los labios con un lápiz del mismo color de la barra, y luego vuelve a rellenar. Para que no te pase otra vez, usa siempre delineador de labios.
11/14
Shutterstock
Te manchaste con la máscara o el delineador: límpialo con una toalla desmaquillante, un hisopo o una esponja. Cubre la piel bajo los ojos con base de maquillaje. Para evitar este inconveniente, cámbiate a una máscara o delineador a prueba de agua.
12/14
Shutterstock
La nariz o la frente se ponen brillosas: si esto sucede, es porque tienes piel mixta y la zona T es grasa. Límpiate sin fregar con un pañuelo de papel o papel tissue del lado poroso. En casa, usa diariamente tratamientos para pieles mixtas y aplícate un tónico humectante antes de salir.
13/14
Shutterstock
Te quemaste al sol: aplícate paños con agua fría hasta que te alivies, y nutre la zona con alguna crema de humectación profunda, como las de base de aloe vera. Evita el sol los días posteriores y cambia tu protector solar por uno de mayor SPF.
14/14
Shutterstock
Se te parten o astillan las uñas: trata de mantener la pieza completa uniéndola con esmalte. Si esto es imposible, quita la parte astillada con el pulidor de la manicura casera. Para evitar que vuelva a sucederte, no uses lima (hace que se astillen más seguido), y trátalas con fortalecedores de uñas.
Contáctanos