Derecho al aborto

Corte Suprema deja en efecto ley antiaborto de Texas, fija fecha para audiencias

La magistrada Sonia Sotomayor expresó su rechazo al permitir que la ley siga en vigor hasta que haya un pronunciamiento definitivo.

Telemundo

El estado de Texas puede continuar con su ley SB8 que prohíbe el aborto después de las seis semanas cuando se detecta actividad cardíaca en el feto.

HOUSTON – La Corte Suprema de Justicia anunció este viernes que el próximo 1 de noviembre considerará la legalidad de Ley Antiaborto de Texas, tal y como lo pidió el gobierno del presidente Biden.

El Alto Tribunal hará el análisis por vía expresa, con lo cual se espera que ese día escuche los argumentos legales de las partes involucradas. En este caso, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la gobernación de Texas.

Sin embargo, por ahora, la ley permanecerá en vigor hasta tanto la corte no se pronuncie al respecto.

Este viernes, la magistrada Sonia Sotomayor emitió una opinión parcial en la que disiente con la corte al dejar en efecto la ley y no establecer una suspensión temporal de la misma.

El gobierno del presidente Biden había pedido al Alto Tribunal un pronunciamiento sobre la decisión de la Corte Quinta Federal de Apelaciones del Circuito, la cual ya había derjado en vigor la ley que prohíbe el aborto en Texas después de la sexta semana de gestación.

Ya el viernes de la semana pasada el Ejecutivo había dejado saber su intención de recurrir al máximo Tribunal, mediante un anuncio del vocero del Departamento de Justicia, Anthony Coley.

El pasado 14 de octubre, un panel de tres jueces -con una votación de 2-1- decidió apoyar la entrada en vigor de la ley firmada hace varias semanas por el gobernador Greg Abbott.

Esta medida permite que sea la ciudadanía la que denuncie a las personas que ejecuten o tengan conocimiento de un aborto por encima de las seis semanas de gestación.

De esta forma se mantiene como la ley antiaborto más restrictiva en el país.

Quien lo haga podrá recibir hasta $10,000 como compensación si ganan el pleito legal.

El gobierno del presidente Biden se ha mostrado en desacuerdo con la ley SB8 de Texas desde un principio, ya que la considera violatoria de la sentencia Roe vs. Wade emitida por la Corte Suprema de Justicia en 1973 y que protege el derecho de las mujeres a decidir si se someten a un aborto o no.

El Departamento de Justicia pudo haber apelado la decisión ante el pleno del Quinto Circuito, pero prefirió llevar el caso directamente a la Corte Suprema de Justicia.

La Corte Suprema tiene, actualmente, una mayoría de jueces conservadores 6-3, luego de que el expresidente Trump nominara a tres magistrados durante los cuatro años de su mandato.

Esto ha hecho que sectores que apoyan el derecho al aborto teman que una sentencia de la Corte Suprema con mayoría conservadora pueda revertir el derecho establecido desde el año 1973.

Tras la aprobación de la SB-8, permite que quienes colaboren en clínicas donde se practiquen abortos sean demandados. Pero ahora una jueza aplica una protección temporal.