HOUSTON

Tribunal anula pena de muerte a hombre con mayor cantidad de años en prisión en Texas

Raymond Ryles llevaba 45 años en el pasillo de la muerte en Huntsville (Texas) por un homicidio cometido en Houston en 1974.

A hand turns a key in a jail cell door
GETTY

HOUSTON - Un tribunal de apelaciones anuló la sentencia del preso con mayor número de años tras las rejas en Texas, cuyos abogados dicen que ha languidecido en prisión durante más de 45 años porque está demasiado enfermo mental para ser ejecutado.

La "sentencia de muerte de Raymond Riles ya no puede mantenerse" porque los miembros del jurado no consideraron adecuadamente el historial de enfermedad mental del recluso de 70 años, dictaminó el miércoles la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas.

La decisión significa que el caso de Riles se enviará de regreso a una corte en Houston para que se vuelva a dictar sentencia.

Ryles fue enviado al corredor de la muerte en 1976 por matar a John Thomas Henry en 1974 en un estacionamiento de autos de Houston luego de un desacuerdo sobre un vehículo.

Un segundo acusado, Herbert Washington, también fue condenado a muerte, pero su sentencia fue anulada, y luego se declaró culpable de dos cargos relacionados y fue sentenciado a 50 y 25 años de prisión, respectivamente.

Cuando se juzgó a Riles, la ley estatal no esperaba que los jurados consideraran la posibilidad de mitigar pruebas como una enfermedad mental al decidir si alguien debería ser condenado a muerte.

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó en 1989 que las instrucciones para el jurado de Texas eran inconstitucionales, ya que no permitían la consideración de la discapacidad intelectual o enfermedad mental como evidencia atenuante en la fase de castigo de un juicio por homicidio agravado.

Pero el caso de Riles permaneció en el limbo ya que los tribunales inferiores no hicieron cumplir la decisión de la Corte Suprema hasta al menos 2007, dijo Jim Marcus, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas en Austin y uno de los abogados de Riles.

Eso le dio a Riles una oportunidad realista de prevalecer sobre este tema legal, pero no fue hasta hace poco que tuvo contacto con abogados que estaban dispuestos a ayudarlo, dijo Marcus.

Si bien los fiscales argumentaron en el juicio de Riles que no era un enfermo mental, varios psiquiatras y psicólogos testificaron para la defensa que era psicótico y padecía esquizofrenia. El hermano de Riles testificó que su “mente no es normal como la de otras personas. No piensa como otras personas”.

La fiscal de distrito del condado de Harris, Kim Ogg, no impugnó el intento de revocar la sentencia de muerte.

"Nos alegra que el tribunal (penal) más alto de Texas haya acordado con los fiscales y los abogados defensores que los miembros del jurado deben poder considerar el historial de salud mental del acusado antes de decidir el castigo", dijo Ogg el jueves.

La oficina de Ogg se negó a comentar si los fiscales volverán a perseguir una sentencia de muerte en el caso de Riles.

Marcus dijo que cree que lo más probable es que Riles vuelva a ser condenado a cadena perpetua.

¿Te interesa salir de crucero desde aquí, desde Galveston? Quizás sea tu día de suerte. Además, activa tus sentidos porque Dr. Seuss se muda Houston, esta si que es una noticia super-stoo-pendou. Y una empresa quiere darle trabajo a tu perro con buen salarioy hasta beneficios de salud.
Contáctanos