Tristeza y decepción en las historias de los migrantes

La búsqueda del sueño americano puede convertirse en una auténtica pesadilla.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Historias de los migrantes están llenas de decepción

    Las ganas de cruzar la frontera y la necesidad de de mejorar la situación han hecho que surjan historias llenas de dramatismo.

    (Publicado martes 13 de febrero de 2018)

    Nunca antes se habían visto, pero las ganas de dejar atrás la pobreza y el sufrimiento unió sus destinos.

    Con apenas 15 años, Enrique salió de su natal Veracruz, solo, para intentar cruzar la frontera. Lo mismo hizo José al cumplir los 17, sin saber que sus sueños se convertirían en la peor pesadilla.

    "De ahí nos recogieron, y nos trajeron a una casa y de ahí de la casa, pues nos pasaron ahí al río", relata José, un menor que fue deportado.

    Ambos menores de edad cuentan que pagaron a un pollero para que los llevara a Estados Unidos, pero los días pasaron y vivieron hambre, maltratos y frío. Y luego, cuando creyeron que todo había valido la pena, las luces de las patrullas rompieron sus ilusiones.

    "Y ya, brincando, luego, luego nos cacharon la perrera y pues nos persiguieron y nos agarró", dice José.

    De inmediato, José y Enrique fueron enviados a su patria donde narraron las coincidencias que los hicieron armarse de valor y dejar atrás su tierra.

    "Por falta de dinero, no hay dinero aquí, tampoco trabajo, y pues los estudios también porque pues también cuando quieres estudiar tienes que dar dinero", lamenta Enrique.

    Como todos los que son repatriados, José y Enrique serán devueltos a sus lugares de origen, pero su realidad en nada habrá cambiado, lo que tal vez alimente la idea de volver a intentarlo.

    "No voy a decir que no voy a volver a cruzar, porque pues las necesidades obligan, y pues aquí no hay mucha economía", dice Enrique.

    Y este tipo de casos se presentan cada vez con más frecuencia, aseguran los activistas del Centro de Menores Deportados de Nuevo Laredo, en donde en lo que va de este año han recibido a más de 140 niños y niñas migrantes.

    "Nos llegan lastimados, a veces con muchas espinas, rota su ropa, sucia, maltratados", cuenta Rosa García, del Centro de Menores Deportados de Nuevo Laredo.

    Según el Instituto Nacional de Migración, la mayoría de menores que hacen esta travesía son originarios de Zacatecas, San Luis Potosí, Oaxaca y Veracruz.