Los lugares de la casa con más gérmenes

Todos sabemos que en los baños se concentra el mayor número de bacterias, pero en el hogar hay otros posibles focos de infección.

28 fotos
1/28
2/28
Shutterstock
Todos sabemos que en los baños se concentra el mayor número de bacterias, pero en el hogar hay otros posibles focos de infección que debes tener presente para evitar que tú y tu familia estén en riesgo de sufrir alguna enfermedad. Aquí te compartimos cuáles son para que pongas manos a la obra.
3/28
Shutterstock
1. Tarja o fregadero: Aunque te parezca difícil de creer, este equipo fundamental en toda cocina puede tener más de 500 mil bacterias o gérmenes diferentes, lo que supone muchas más de que la podrían encontrarse en un baño.
4/28
Shutterstock
Y aunque la recomendación resulte más que obvia, es necesario que cada día limpies muy bien la tarja, tanto si vas a usarla para lavar verduras, como al término de los quehaceres domésticos.
5/28
Shutterstock
2. Grifo - El paso del agua va creando una película húmeda donde se desarrollan gérmenes que pueden ser muy peligrosos, como el estafilococo áureo.
6/28
Shutterstock
Como parte de la limpieza diaria, es importante que la higiene del grifo sea a detalle y que cada cierto tiempo la parte interna del equipo sea desinfectada a conciencia.
7/28
Shutterstock
3. Paños de cocina - Aunque represente un mayor trabajo para ti, los secadores y otros paños que utilizas en la cocina deben ser cambiados cada día y, en ocasiones, después de que los uses.
8/28
Shutterstock
Ten presente que la humedad que guardan los paños de cocina puede contaminar la vajilla o los vasos al momento de secarlos y con eso los convertiría en un foco de infección.
9/28
Shutterstock
4. Dispensadores de jabón - Suena irónico, pero es completamente cierto. Los depósitos de jabón también se contaminan al ser manipulados con las manos sucias.
10/28
Shutterstock
En estudios que realizó el personal del Journal of Food Protection encontró norovirus en varias superficies del hogar, incluido el jabón en barra o en los dispensadores que se utilizan para la presentación líquida.
11/28
Shutterstock
5. Sellos frigoríficos - No se trata de espantar a nadie, pero se ha comprobado que todos los sellos del refrigerados contienen mohos y levaduras que pueden propagarse en el aire cada vez que se abre la puerta del frigorífico.
12/28
Shutterstock
Una posibilidad para evitar que los mohos y las levaduras contaminen tus alimentos es que los guardes en un empaque sellado al alto vacío.
13/28
Shutterstock
6. Aspiradoras - Las usas para limpiar y mantener tu hogar libre de polvo, pero ¿qué crees? El depósito que tienen y el ambiente cálido que lo rodean es una fuente de infección.
14/28
Shutterstock
Los gérmenes que emite la aspiradora cada vez que la utilizas para recoger el polvo generalmente causan enfermedades gastrointestinales.
15/28
Shutterstock
7. Depósitos de basura - Parece una obviedad, pero los depósitos para triturar los desechos orgánicos van generando zonas donde se acumulan las bacterias.
16/28
Shutterstock
Lo mismo ocurre con los basureros, que a pesar de que reciban los desechos en bolsa de pronto hay escurrimientos o contaminación con gérmenes.
17/28
Shutterstock
7. Tapetes de bienvenida - Te reciben al llegar a casa, pero también acumulan ahí todas las bacterias y microorganismos que puedes encontrarte en tu camino.
18/28
Shutterstock
Estudios realizados encontraron que 96% de los zapatos tienen la bacteria E. coli, que es causa de severas enfermedades.
19/28
Shutterstock
9. Ropa de cama - Las recomendaciones de los especialistas indican que máximo las sábanas y fundas deben cambiarse cada tercer día, ya que de esa manera se evita la proliferación de bacterias.
20/28
Shutterstock
Parte importa de la limpieza de cama incluye lavar el pijama diario o cada tercer día, y sanitizar el colchón por lo menos 4 veces al año para evitar la presencia de ácaros.
21/28
Shutterstock
10. Toallas de mano y de baño - El contacto que tienen con la piel, pero también con la humedad las hacen un lugar más que propicio para que se desarrollen colonias de bacterias.
22/28
Shutterstock
Si buscas disminuir riesgos de enfermedades, lo ideal sería lavar diario las toallas, sobre todo las de mano que son las compartidas por toda la familia o visitas a la casa, y las que utilizas para secarte cuando te bañas al menos tres veces a la semana.
23/28
Shutterstock
11. Bolsas reutilizables - Son un magnífico apoyo para el ambiente, ya que disminuyen el uso de bolsas de plástico, pero si no las lavas una vez a la semana pueden convertirse en un dolor de cabeza.
24/28
Shuttertock
Frecuentemente las bolsas reutilizables están contaminadas con E. coli y pueden crearte enfermedades. Cuando las uses divide la carga, en un lado pon los alimentos perecederos y en otra los productos envasdos y cerrados.
25/28
Shutterstock
12. Depósito para carnes - Triste, pero cierto. Análisis realizados a sistemas de refrigeración hogareños y comerciales han encontrado que contienen Salmonella, E. coli, levaduras y mohos.
26/28
Shutterstock
Por eso es importante que laves tu refrigerador una vez a la semana y que la carne que tengas para varios días esté bien sellada; así disminuyes cualquier riesgo de contagio.
27/28
Shutterstock
13. Depósitos de verduras y frutas - Tampoco son la excepción. Según análisis realizados, pueden contener levaduras, Salmonella, Listeria y mohos.
28/28
Shutterstock
Aquí es importante que revises periódicamente que las frutas y verduras que tienes para la semana estén en buen estado. Recuerda que las muy maduras suelen derramar líquido y éste, al mezclarse, puede descomponerse y contaminar.
Contáctanos