Educación Sexual

Texas aprueba de manera preliminar revisar política de educación sexual

Este sería el primer intento de revisar esa política desde 1997.

Shutterstock

La Junta de Educación del Estado de Texas dio la aprobación preliminar esta semana a una política de educación sexual que incluye enseñar a los estudiantes de secundaria sobre el control de la natalidad más allá de la abstinencia. Este sería el primer intento de revisar esa política desde 1997.

La junta votó para enseñar a los estudiantes de séptimo y octavo grado a "analizar la efectividad y los riesgos y las tasas de falla … de la protección de barrera y otros métodos anticonceptivos en la prevención de ETS, ITS y embarazo", además de la importancia de la abstinencia. Actualmente, aprender sobre los métodos anticonceptivos más allá de la abstinencia es solo un requisito en la escuela secundaria, donde la educación para la salud es un curso opcional.

Sin embargo la junta rechazó las propuestas para enseñar a los estudiantes de secundaria sobre la importancia del consentimiento o enseñar a los estudiantes a definir la identidad de género y la orientación sexual.

En las audiencias públicas de junio y principios de esta semana, muchos estudiantes de las escuelas públicas de Texas manifestaron que recibieron poca o ninguna educación sexual, y en cambio aprendieron de la pornografía o de amigos desinformados.

Los datos federales muestran que Texas tiene constantemente una de las tasas de natalidad entre adolescentes más altas del país, lo que los estudios muestran se correlaciona con un énfasis en la educación de abstinencia exclusiva.

Expertos, incluidos la Academia Estadounidense de Pediatría, la Asociación Médica Estadounidense y la Asociación Estadounidense de Salud Pública, se oponen a la educación basada únicamente en la abstinencia y defienden la educación sexual integral, incluida información precisa sobre anticoncepción, sexualidad humana e infecciones de transmisión sexual.

Texas no exige que las escuelas enseñen educación sexual, pero las escuelas que elijan hacerlo deben enfatizar la abstinencia como la opción preferida para los jóvenes solteros. Y los padres pueden excluir a sus hijos de cualquier lección que deseen.

Los miembros de la junta se enfrentaron en varias modificaciones en las recomendaciones, incluida la posibilidad de incluir una referencia explícita a la orientación sexual y la identidad de género, sin exito.

Los miembros de la junta también debatieron sobre la conveniencia de enseñar a los estudiantes de sexto grado la definición de consentimiento en lo que respecta a la intimidad física y de "explicar por qué todo contacto físico debe ser consensual". Los republicanos dijeron que el consentimiento era un concepto legalmente turbio y, en cambio, dieron prioridad a que los estudiantes aprendan a decir no a enfoques no deseados.

Los demócratas argumentaron sin éxito que los estudiantes de secundaria deberían poder comprender el concepto de consentimiento, incluso antes de que se vuelvan sexualmente activos.

Contáctanos