Dueño de empresa acepta comportamiento antiético