Así lo vivieron Deschamps y Dalic