Fueron las mayores decepciones en la Copa Mundial