Beneficios del yoga en tu salud

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    El yoga mejora la salud de quienes lo practican, gracias a sus múltiples beneficios, ya que aporta una expansión en todos los campos de la existencia humana, explicó Jimena Lieb, intructora en este campo.

    Su práctica garantiza un cuerpo firme, una mente estable y un espíritu benevolente, dijo Lieb.

    La instructora destacó los siguientes aspectos positivos para el cuerpo:

    Fortaleza: las distintas posiciones que se practican (conocidas como asanas) tonifican cada parte del cuerpo.

    Resistencia: la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo.

    Flexibilidad: un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento.

    Postura: mientras la tonalidad y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y sin esfuerzo.

    Energía: un mejor funcionamiento glandular y la relajación profunda dejan a uno fresco y calmado.

    Salud: Un estado de bienestar consistente es experimentado cuando la mente y el cuerpo están equilibrados. Mejora de la circulación sanguínea. El yoga, desde luego, también ofrece beneficios mentales:

    Concentración: la penetración de las posturas de yoga profundiza y extiende la concentración, la memoria y la atención.

    Estabilidad emocional: el contacto con el yo interno nos da perspectiva sobre la vida y aísla la mente de las alteraciones.

    Paz: tranquilidad en el mente, tolerancia y la absorción en el yo interno genera un estado permanente de paz y tranquilidad.

    Auto reconocimiento: desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración.

    Desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo: facilitando la expresión de los potenciales del practicante y fortaleciendo el autoestima. Y aparte de los mentales y f'isicos, esta tradición asiática aporta beneficios espirituales:

    Sabiduría: una práctica persistente desarrolla el conocimiento que florece como sabiduría.

    Libertad: la ecuanimidad y la sabiduría conducen a la experiencia de libertad en la vida diaria.

    Integración: la exploración regular y la conexión de las capas mentales, espirituales, físicas y emocionales conducen a un estado íntegro de armonía.