Retiran un producto, ¿qué hacer?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    HOUSTON - Es muy común que el gobierno ordene el retiro del mercado de ciertos productos perecederos o que se hagan revisiones técnicas a autos y artefactos por desperfectos y fallas durante su producción.

    Pero ¿qué hacer y a dónde dirigirse cuando uno escucha en las noticias que hay retiros del mercado o llamados a revisión?

    Hace pocos días, varios fabricantes de autos ordenaron que se evalúen algunos desperfectos en miles de modelos que se vendieron en los últimos años. Lo mismo sucedió con artículos para niños y juguetes, así como en comestibles, específicamente, en ciertos tipos de carnes.

    Según Richard M. Alderman, director del Centro de Leyes del Consumidor con la Universidad de Houston, lo más aconsejable es devolver los productos perecederos a las tiendas y comercios donde los compró.

    “En el caso de los automóviles, el título de propiedad se transfiere y con ese proceso cambia también la dirección y el nombre del dueño. Con esa información, la automotriz lo puede ubicar e informarle de los problemas que tiene su auto”, señaló Alderman.

    En el caso de productos perecederos, que no han costado mucho, este experto recomienda evaluar si es que vale la pena regresar el producto a la tienda para recuperar el dinero.

    “Si tiene una tostadora y hay un retiro del mercado y lo lleva a la tienda, no van a discutir con usted porque seguramente la empresa que produce ese artículo ya les informó del reemplazo o de la devolución de su dinero”, explicó Alderman.

    Y, como cualquier otro producto, no importa si usted lo adquirió en mercados públicos o de segunda mano, la recomendación de Alderman es la misma: “Devuélvalo”.

    En internet hay varias páginas a disposición de los consumidores donde puede verificar qué productos han sido llamados a revisión o retirados del mercado.

    Por ello, lo mejor que puede hacer cuando escuche acerca de una de estas noticias es actuar y consultar alguno de estos sitiospues su dinero puede estar en riesgo o en algunos casos, su propia salud.