Arroja bomba en edificio y mata a 50

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ADEN, Yemen— Un suicida en un auto bomba y hombres armados atacaron el Ministerio de Defensa de Yemen, dejando un saldo de 52 personas muertas y al menos 162 heridos, en una feroz batalla en la capital Saná, informó el gobierno. Entre los fallecidos en el complejo de esa dependencia, que también alberga un hospital militar, hay soldados y civiles, incluyendo siete extranjeros: dos alemanes, dos vietnamitas, dos filipinos y un indio, de acuerdo con la Comisión Suprema de Seguridad. Hasta el momento nadie se ha atribuido la responsabilidad del doble ataque, que tiene todas las característica de al-Qaida, cuya unidad en Yemen que se considera entre las más activas en el mundo. El osado ataque, el más letal en Saná desde mayo de 2012, puso de relieve la capacidad de los insurgentes de atacar al gobierno mientras aprovechan la inestabilidad que ha plagado al este aliado clave de Estados Unidos por más de dos años. El ministro de Defensa de Yemen Naser Ahmed se encontraba el jueves en Washington para conversaciones con autoridades estadounidenses, y el Departamento de Estado norteamericano condenó este ataque que calificó como insensato. Estados Unidos considera que el brazo de al-Qaida en Yemen, conocido como al-Qaida en la Península Arábiga, es el más activo en el mundo. En meses recientes Washington ha incrementado drásticamente los ataques con drones (aviones teledirigidos) contra los extremistas en la empobrecida nación. Los milicianos aprovecharon la débil seguridad prevaleciente en 2011 y 2012 durante la revuelta contra el entonces presidente Alí Abdalá Salé y se apoderaron de territorio en el sur. Con ataques aéreos, el gobierno ha recapturado desde entonces áreas otrora en poder de al-Qaida, pero los insurgentes siguen combatiendo. Según funcionarios, los atacantes, vestidos con uniformes del ejército yemení, estaban armados con fusiles de asalto, granadas de mano y granadas autopropulsadas, según las autoridades. El Ministerio de Defensa afirmó en un breve comunicado que "la mayoría" de los agresores fueron aniquilados, aunque no precisó cuántos eran ni facilitó mayores detalles. El presidente Abed Rabbo Mansur Hadi llegó después al lugar del ataque y se entrevistó con los comandantes militares en el interior del complejo. También ordenó que se investigue el incidente, dijeron autoridades militares. En Berlín, el ministro del exterior Guido Westerwelle confirmó el deceso de dos alemanes y un yemení que trabajan para la organización de ayuda GIZ.