ISIS: 15,000 combatientes de 80 países

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    WASHINGTON - La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos estima que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) tiene hasta entre 20,000 y 31,500 combatientes en sus filas, aproximadamente el doble de lo que calculaba antes del mes de mayo, informó a Efe un portavoz de la agencia. Estos números suponen un aumento de al menos 10.000 milicianos en los últimos meses, debido a un "reclutamiento mayor desde junio tras los éxitos (del EI) en el campo de batalla y la declaración de un califato", explicó el portavoz bajo la condición de anonimato. Más de 15,000 de esos combatientes son extranjeros llegados de más de 80 países a Siria para unirse al EI, 2,000 de ellos occidentales, informó una fuente de la CIA a la cadena CNN. La CIA dio a conocer estas cifras tan sólo 24 horas después de que el presidente de la nación, Barack Obama, anunciara su campaña para frenar al EI, una operación que se amplía ahora a Siria e incluye el envío de 475 militares más a Irak. Los nuevos datos corresponden a los últimos informes de la CIA, elaborados entre mayo y agosto, un intervalo en el que la amenaza del EI se ha hecho lo suficientemente fuerte como para obligar a Obama a intervenir en Siria, un escenario al que había sido reticente hasta ahora. Se calcula que más de un centenar de estadounidenses han luchado con grupos rebeldes -no sólo con el EI- desde el comienzo de la guerra civil en Siria hace tres años. Desde enero de este año hasta ahora el número de ciudadanos de EEUU combatiendo en Siria se ha duplicado. A medida que el EI se ha hecho más fuerte en los últimos meses, más extranjeros se han desplazado a Siria e Irak para luchar en sus filas, lo que ha obligado a las autoridades europeas y estadounidenses a aumentar sus recursos para detenerlos antes de salir de sus países de origen. La presión y la urgencia para frenar la incorporación de ciudadanos europeos y estadounidenses en las filas del EI creció hace unas semanas tras conocerse las decapitaciones de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff a través de dos vídeos del grupo yihadista que conmocionaron al mundo.