De infarto: cornadas y más ponen a todos a temblar