Protestas por el desenlace de Muñoz

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Facebook/Carlos Zapata

    AUSTIN- El hospital John Peter Smith de Fort Worth (Texas, EE.UU.) desconectó a Marlise Muñoz, una embarazada de 33 años con muerte cerebral, del respirador artificial que la mantenía con vida, tras una resolución judicial que dio la razón a la familia en el litigio abierto con el centro.

    Fue esa decisión la que obligó a decenas de personas a reunirse afuera de dicho hospital para manifestar su oposición sobre el desenlace de la historia.

    Video: Protestas por el desenlace de Muñoz

    Video: Protestas por el desenlace de Muñoz
    (Publicado miércoles 27 de agosto de 2014)

    Con pancartas, oraciones y cánticos, alrededor de 40 personas expresaron sus sentimientos.

    “Bueno es que hay un tristeza muy pesada y estoy pensando en que tal vez la lucha va a ser más difícil”, dijo un manifestante.

    Otro participante dijo que “yo pienso que nuestra sociedad ha perdido el verdadero significado de la vida”.

    De acuerdo a los abogados de la familia, solamente los miembros de la familia Muñoz Machado estuvieron presentes en el momento en que el respirador artificial fue retirado.

    Aún no se sabe ni cuándo ni dónde se llevará a cabo el funeral de Marlise Muñoz.

    La pesadilla de esta familia comenzó el 26 de noviembre cuando el esposo de Marlise llegó a su casa y la encontró inconsciente.

    Marlise y Erick, ambos paramédicos, se pusieron de acuerdo en que ninguno de los dos querían estar vivos mediante aparatos artificiales si se presentaba una situación como esta.

    Por lo contrario, el hospital dijo que no podían cumplir esa decisión ya que la ley de Texas no puede quitar el soporte de vida a una mujer embarazada.